Beneficios de la moringa

4.5 (90.37%) 27 vote[s]

Al contrario que otros alimentos, la moringa es digna de la designación de “superalimento” porque está repleta de beneficios nutricionales y para la salud. Hasta la fecha, solo se han podido demostrar algunos de los beneficios de la moringa, pero las investigaciones sobre esta planta son prometedoras.

moringa

¿Qué es la moringa?

Moringa es el nombre dado a las partes utilizables del árbol moringa oleifera. Tiene su origen en los Himalayas en la India, pero hoy en día se cultiva en todo el mundo en la mayoría de las regiones tropicales, subtropicales y semiáridas. Varias partes de este árbol se han utilizado en la medicina ayurvédica durante siglos, pero recientemente también se han hecho populares en el mundo occidental.

Moringa oleifera es la especie más cultivada que pertenece al género Moringa y es una especie de rápido crecimiento y resistente a la sequía. El árbol en sí mismo crece hasta 12 metros de altura con una corteza gris blanquecina rodeada por un corcho grueso. Tiene ramas frágiles que caen bajo el peso de cápsulas grandes con forma de vainas que contienen semillas de color marrón oscuro y produce flores de color amarillo pálido entre los meses de abril y junio.

¿Para qué sirve? Beneficios y propiedades

Casi todas las partes del árbol de la moringa se pueden digerir o son utilizados como ingredientes para medicinas tradicionales. La moringa es conocida por ser un alimento rico en vitaminas, aminoácidos y minerales. Por esto, los beneficios de la moringa para nuestro organismo son numerosos.

1. Combate la inflamación

El primero de los beneficios de la moringa tiene que ver con la inflamación, que no es más que una respuesta natural de nuestro cuerpo ante una infección o herida. Es una respuesta necesaria pero puede derivar en problemas graves de salud si se prolonga demasiado en el tiempo.

Los procesos inflamatorios puede conducir a enfermedades crónicas como diabetes, problemas respiratorios, enfermedades cardiovasculares, artritis y obesidad. La moringa reduce la inflamación al suprimir las enzimas y proteínas inflamatorias en el cuerpo, y el concentrado de hojas de moringa puede disminuir significativamente la inflamación en las células.

2. Ayuda a reducir el colesterol y protege el sistema cardiovascular

Un nivel alto de colesterol siempre ha estado ligado a problemas del corazón. Afortunadamente muchos alimentos son capaces de ayudarnos en este sentido reduciendo el colesterol, como por ejemplo las semillas de lino, las almendras y la avena.

El polvo de hoja de moringa también tiene beneficios para la salud del corazón, particularmente en el control de los lípidos en la sangre, la prevención de la formación de placa en las arterias y la reducción de los niveles de colesterol.

3. Ayuda a reducir algunos síntomas de la diabetes

Altos niveles de azucar en sangre siempre han sido una fuente de problemas de salud. De hecho, es la principal característica de la diabetes, que se da cuando nuestro organismo no es capaz de generar los suficientes niveles de insulina necesarios para llevar ese azucar a nuestras células. De esta manera el azucar se queda en nuestra sangre en vez de alcanzar las células.

Está demostrado en diversos estudios que la moringa es eficaz para reducir los niveles de glucosa y para regular el estrés oxidativo en pacientes diabéticos, lo que significa que reduce el azúcar en la sangre y mejora la protección contra el daño celular.

4. Fortalece los huesos

La moringa también contiene calcio y fósforo, que ayudan a mantener los huesos sanos y fuertes. Junto con sus propiedades antiinflamatorias, el extracto de moringa puede ayudar y beneficia el tratamiento de enfermedades como la artritis y también puede curar los huesos dañados.

5. Tiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas

La moringa, además, ayuda a combatir las infecciones gracias a sus propiedades antifúngicas y antibacterianas. Ha sido eficaz contra los tipos de hongos que causan infecciones en la piel y cepas de bacterias responsables de infecciones de la sangre y del tracto urinario, y problemas digestivos.

6. Mantiene el cerebro en forma

Su alto contenido de vitaminas E y C combate la oxidación que conduce a la degeneración de las neuronas, mejorando la función cerebral. También es capaz de normalizar los neurotransmisores  que juegan un importante papel en el ejercicio de la memorial, así como nuestro estado de ánimo y la salud mental.

7. Protege el hígado

Otro de los beneficios de la moringa es la protección del hígado. Las hojas de la moringa contienen una alta concentración de polifenoles que protegen nuestro hígado de la oxidación, los daños y la toxicidad. Es capaz de reducir la fibrósis y el daño hepático, así como restablecer los niveles de las enzimas a niveles saludables, incrementando el contenido de proteinas en el hígado.

El hígado es responsable de muchas funciones vitales como la producción de bilis, el procesamiento de nutrientes o el metabolismo de las grasas. Únicamente puede realizar esto con la ayuda de las enzimas hepáticas, por lo que es sumamente importante mantener sus niveles normales.

8. Mejora la cicatrización de heridas

La moringa también posee en sus hojas, raíces y semillas, propiedades de coagulación de la sangre que facilitan la cicatrización de las heridas y pueden reducir el tiempo de coagulación, lo que significa que reduce el tiempo necesario para que los rasguños, cortes o heridas dejen de sangrar.